PADRE RUMI

Un Sistema de Documentación Ancestral del pueblo Cañari.

40886626

La palabra CAÑARI etimológicamente viene de dos voces kichwa: Kan= culebra y de Ara = Guacamaya. Varios lingüistas coinciden en que CAÑAR significa descendiente de la culebra y de la guacamaya.

Los Cañaris son uno de los 18 pueblos de la Nacionalidad kichwa, que se localiza en las actuales provincias de Azuay y de Cañar.

La Vestimenta de sus pobladores son otro referente de almacenamiento de información y conocimientos, a través de sus abundantes colores y los bordados relucientes en cada prenda tejidos con la lana de oveja; con ella se confeccionan ponchos, cuzhmas, fajas que diseñan con sus tejidos variadas formas llenas de colorido.

Los Cañaris utilizan un sombrero hecho de lana de borrego de color blanco, de forma semiesférica faldeada por una pequeña visera, adornada con una elegante trenza.

La mujer Cañari se viste de variados colores y de color negro, lleva consigo blusa blanca bordada, y reata de preferencia de color negro, con un tupo que le da soporte a la pieza, adornada de collares de perlas rojas, celestes, aretes de plata con motivos propios de la cosmovisión cañarí y su pelo a manera de trenza.

La memoria de los pueblos Cañaris se encuentra documentada en leyendas y en esculpidos rocosos, a lo largo de su territorio:

La Leyenda del Wakayñan – Camino del llanto.

Los Tayta y las mamakuna Cañari, manifiestan que su pueblo tuvo origen  en un gran diluvio . En tiempos muy antiguos en que habían perecido todos los hombres en una espantosa inundación, que cubrió todo el planeta.  La tierra de Cañaribamba estaba ya poblada, pero todos sus habitantes se ahogaron, logrando salvarse solamente dos hermanos varones en la cumbre de un monte, el cual, por eso, se llamaba Huacay-ñan o camino de llanto. Conforme crecía la inundación, se levantaba también sobre las aguas este cerro; los antiguos moradores, que, huyendo de la inundación, habían subido a los otros montes, perecieron todos, porque las aguas cubrieron todos los demás montes, dejándolos sumergidos completamente a los Cañaris.

Los dos hermanos, únicos con vida después de la inundación, de la cueva en que se habían guarecido salieron a buscar alimento; más cuál no fue su sorpresa, cuando, volviendo a la cueva encontraron en ella manjares listos y aparejados, sin que supiesen quién lo había preparado. Esta escena se repitió por tres días, al cabo de los cuales, deseando descubrir quién era el ser misterioso que les estaba proveyendo de alimento, determinaron los dos que el uno saldría en busca de comida, como en los días anteriores, y que el otro se quedaría escondido en la misma cueva. Como lo pactaron, así lo pusieron por obra. Estando el mayor en acecho para descubrir el enigma, entran de repente a la cueva dos guacamayas, con cara de mujer; quiere apoderarse de ellas el joven y salen huyendo. Esto mismo pasó el primero y el segundo día.

Al tercer día, ya no se ocultó, el hermano mayor sino el menor: éste logró tomar a la guacamaya menor, se casó con ella y tuvo seis hijos, tres varones y tres mujeres, los cuales fueron los padres y progenitores de la gran nación Cañari.  La leyenda no dice nada respecto de la suerte del hermano mayor, pero refiere varias particularidades relativas a las aves misteriosas, las guacamayas tenían cabello largo y lo llevaban atado, a usanza de las mujeres cañaris.  Las mismas aves fueron quienes dieron las semillas a los dos hermanos, para que sembraran y cultivaran la tierra.

El Padre Rumi

Los Geólogos manifiestan que estas formaciones fueron realizadas por la prodigiosa naturaleza, la erosión, el viento, el agua, el sol, es decir los fenómenos naturales que moldearon las piedras a través de los años, o que son formaciones geológicas naturales que aparecieron ya con esa forma. Lo inquietante de esta concepción es la reiteración que existe en este tipo de configuraciones, algunas con formas antropomorfas y zoomorfas en piedras denominadas “cantos rodados”, es decir que son piedras de los ríos y que se hallan en las riberas de los mismos, encontrándose la mayoría de figuras ubicadas en las estribaciones de los Andes.

Estos imponentes grabados sobre terrenos arenosos en las alturas de los Andes como: el colibrí, el mono y otros geoglifos que son visibles enteramente sólo desde el aire, fueron construidos por las manos del hombre como un sistema de documentación o almacenamiento de la información de los pueblos ancestrales andinos Cañaris.

Una hipótesis es que el Padre Rumi fue centro de observación astronómica de los atiguos  “manganes” y “burgaymayus” pueblos ancestrales Cañaris, que ocupaban estas tierras.

Además las leyendas y la tradición oral indican que los cañaris eran expertos en acomodar, readecuar y esculpir las montañas a fin de guardar la información de sus saberes y conocimientos, inclusive se manifiesta que habían labrado los meandros de un río con la forma de seres primigenio, es decir la “Guacamaya”, cuyo perfil según investigadores se encuentra en los meandros del río Culebrillas y más impactante observado en los antiguos meandros del río Tarqui en la parroquia del mismo nombre en la ciudad de Cuenca.  Es decir se puede inferir y conjeturar que estas configuraciones monumentales que asemejan figuras antropomorfas y zoomorfas fueron esculpidas por los Cañaris; La obra cumbre de su trabajo de readecuación de las montañas se encuentra emplazado en Ingapirca, en el mal denominado “ingañahui” o cara del inca, que seguramente debió ser la representación del Lider supremo Cañari. Pues el templo del sol Inca y todo su complejo, fue emplazado sobre un observatorio astronḿico Cañari.

En el complejo Padre Rumi, podemos divisar formaciones antropomorfas con caras humanas, zoomorfas con caras de animales; el jaguar, la culebra se divisa en las montañas del territorio Cañari; El cóndor que se lo puede admirar en el conjunto monumental.

Estas esculturas monumentales son un legado que nos deja un pueblo ancestral milenario, valerosa, valiosa e igualmente monumental, como fueron los Cañaris, que vivieron más de 3.000 años en estos territorios.

Fuente: Revista Cuenca Ilustre Ecuadoraudio: LaRadio Asambleanacional
Anuncios