Lengua Kichwa

El kichwa o runa shimi, es el segundo idioma más hablado en las tres regiones del Ecuador y en el suroeste de Colombia, por los pueblos inga y la Amazonía baja norte del Perú (inka).

Es importante mencionar que el Quechua y el kichwa tiene su origen en una antigua lengua del sur el Puquina -pukina-, lengua prehispánica ya casi extinta,  se localizó a las orillas del lago Titicaca, lengua críptica de la nobleza Inca de de los pueblos del Sur.

Los puquina habitaban la provincia de Puquina en el departamento de Moquegua en el Perú. La extensión de la lengua se habría dada hacia los departamentos de Arequipa, Tacna, parte de Cusco, y aún pueden encontrarse restos de este idioma en los topónimos de toda esta región.

Los Pueblos Incas en búsqueda de expandir sus territorios hacia el norte trajeron consigo a su lengua, misma que se fusionó con lenguas locales, entre ellas la lengua Cañari, la Lengua Purwa, La lengua Quito y otras, fenómeno lingüístico que dio la particularidad al kichwa de nuestros territorios.

La lengua kichwa tienen una morfología aglutinante, con raíces regulares y repertorios amplios de sufijos productivos, que permiten formar palabras nuevas de forma regular. Entre sus rasgos gramaticales, se distingue la fuente de la información o evidencialidad, varios casos nominales, un nosotros inclusivo y otro excluyente, el beneficio o la actitud del hablante al respecto de una acción, y opcionalmente el tópico. Los verbos transitivos concuerdan con el sujeto y el objeto. Expresan predicaciones nominales yuxtaponiendo el sujeto y el atributo. A diferencia del español, el kichwa funciona sin artículos o conjunciones y sin distinguir géneros gramaticales.

En el Ecuador la Constitución de la república en el Art. 2, segundo inciso establece que: “El Castellano es el idioma oficial del Ecuador; el castellano, el kichwa y el shuar son idiomas oficiales de relación intercultural. Los de más idiomas ancestrales son de uso oficial para los pueblos indígenas en la zonas en donde habitan y en los términos que fija la ley. El estado respetará y estimulará su conservación y uso.” así reconoce la transcendencia de los pueblos originarios y la contribución activa al desarrollo del país.

Fuente: DINEIB- SEIB- Luis Montaluisa.
Anuncios