La Interculturalidad

Para hablar de interculturalidad entre pueblos de los andes, es necesario georeferenciarnos en el espacio territorio del Abya Yala, lugar en el que se desarrolló por siglos las culturas de las que somos originarios.

Abya Yala, es el nombre con que se conoce al continente Americano, significa tierra en plena madurez o tierra de sangre vital. El nombre es de origen del idioma ancestral del pueblo Kuna que habitó en el actual territorio de la república de Panamá y Colombia.

Abya Yala, continente que en la región del chinchasuyu actual América del Norte, estuvo poblado por numerosos pueblos originarios, en la región de la costa atlántica encontramos a los mohicanos y los cherokees; hacia el interior (el oeste) habitaban  los cheyenes y los comanches. 

La cultura Olmeca o “los habitantes de la ciudad del caucho”  ocupó las tierras bajas próximas al Golfo de México, donde sobreviven restos de sus principales centros: San Lorenzo, La Venta y Tres Zapotes; territorios que fueron ocupados y abandonados sucesivamente entre los años 1200 a.C. y 162 de nuestra era.

Otra de las Culturas del Chinchaysuyu constituyen los Aztecas, que luego de haber recorrido diversos lugares se establecieron definitivamente a principios del siglo XIV d.C., en el valle de México. Allí fundaron su ciudad capital llamada Tenochtitlán, ubicada en la zona del lago Texcoco.  La cultura Maya, profundamente relacionada con la cultura Olmeca, tuvo su origen en las selvas tropicales de la actual Guatemala y México, civilización que llegó a su máximo desarrollo entre el 300 y el 700 d.C.

Al Kullasuyu del continente del Abya Yala se desarrolló la Cultura Inca, construyeron un poderoso imperio que logró la expansión  desde las tierras del sur de Colombia hasta el norte de Chile y de la Argentina; desde la costa del océano Pacífico hasta el este del caudaloso del río Amazonas. Establecieron la capital de su imperio en la ciudad de Cuzco, el imperio del Tahuantinsuyo dividido en cuatro regiones, las que a su vez, se subdividían en provincias.

Los pueblos ancestrales del noroeste argentino alcanzaron un alto nivel de complejidad cultural, entre los que sobresalieron los pueblos diaguitas y los calchaquíes. En la Cultura de los Araucanos   se distinguían los pueblos picunches; los mapuches y los huiliches. Los guaraníes, constituyeron una rama de los tupí-guaraníes, habitaron  en el actual Paraguay, sur de Brasil y zonas aledañas de Bolívia y  Argentina.

En la mitad del mundo, territorio de la gran nación Kitu, cuna de los Pueblos y nacionalidades indígenas de la república del Ecuador recién allá por los años 1980, en medio de la lucha por la organización y los derechos, algunas organizaciones e intelectuales comenzaron a usar el término “nacionalidades” para identificar a los pueblos originarios o indígenas del lugar; a pesar que a lo largo del continente el tema ya se estaba trabajando muchos años antes.

Llamarlos Nacionalidades y Pueblos indígenas reivindicaba la demanda por sus derechos como pueblos originarios frente a los Estados. De esta manera se comenzó a plantear que los pueblos ancestrales fuera declarado como  territorios “plurinacionales y multiétnicos”, terreno propicio para el fomento y desarrollo de la interculturalidad entre sus miembros y la sociedad global.

Cuadro: Nacionalidades y Pueblos Indígenas en el Ecuador.
NACIONALIDADES PROVINCIAS IDIOMA
Awá Carchi, Esmeraldas, Imbabura Awapit
Chachi Esmeraldas Cha palaa
Epera Esmeraldas Sia Pedee (Wamuna o Epena).
Tsáchila Santo Domingo de los Tsachila Tsafiqui
A´i  –  Cofán Sucumbios A’ingae
Secoya Sucumbios Paicoca
Siona Sucumbios Paicoca
Huaorani Orellana, Pastaza, Napo Wao Terero
  Tagaeri
Taromenane
Shiwiar Pastaza shiwiar chicham
Zápara Pastaza Zaparo
Achuar Pastaza, Morona Santiago Achuar Chicham
Anoda Pastaza Andoa shimigae
Shuar Morona Santiago, Zamora Chinchipe, Pastaza, Napo, Orellana, Sucumbíos, Guayas, Esmeraldas. Shuar Chicham
Kichwa Amazonía Sucumbíos, Orellana, Napo, Pastaza. Kichwa
Kichwa Sierra 
 

 

 

 

Karanki Imbabura  

 

kichwa

 

Natabuela Imbabura
Otavalo Imbabura
Kayambi Pichincha, Imbabura, Napo
Kitukara Pichincha
Panzaleo Cotopaxi
Chibuleo Tungurahua
Salasaca Tungurahua
Quisapincha Tungurahua
Waranca Bolivar
Purwa Chimborazo
Kañari Azuay, Cañar
Saraguro Loja, Zamora Chinchipe.

Luego de un recorrido minucioso a lo largo del continente del Abya Yala llegamos a la mitad del mundo, donde los pueblos indígenas inicia su vinculación directa al Estado ecuatoriano, cuando éste reconoce el voto de la población analfabeta en el año 1978, pueblos que no sólo defendían sus derechos como grupos de ciudadanos individuales y, también reclamaban lo propio para su comunidad. La Constituyente de 1997-98 reunida luego de una década de intensa lucha de las comunidades indígena definió al país como multiétnico y pluricultural, logrando así que reconozca los derechos colectivos de los pueblos indígenas y afroecuatorianos.  La Constitución del 2008 en igual medida en su Art. 57 ratifica el derecho a mantener, desarrollar y fortalecer libremente su identidad y no ser objeto de discrimen; conservar la imprescriptible propiedad y posesión ancestral de tierras y territorios; participar en el uso, usufructo, administración y conservación de los recursos naturales que se hallen en sus tierras; consulta libre e informada sobre la explotación de esos recursos; a los beneficios obtenidos por la extracción de ellos; a mantener, proteger y desarrollar los conocimientos colectivos; salvaguardar la ciencias, tecnologías y saberes ancestrales, recursos genéticos, que abarcan la diversidad biológica y la agrobiodiversidad, sus medicinas y prácticas de medicina tradicional; al conocimiento de los recursos y propiedades de la fauna y de la flora; desarrollar, fortalecer y potenciar el sistema de educación intercultural bilingüe con criterios de calidad; garantiza el derecho sobre su patrimonio cultural e histórico, como parte del patrimonio cultural del Ecuador.  Además, reconoce “nuevos derechos” como el de mantener y desarrollar contactos con otros pueblos y culturas, impulsar el uso de su propia vestimenta de los pueblos indígenas; exige a que se refleje la diversidad en toda la educación pública del país; crear propios medios de comunicación en su idioma y el acceso a los demás medios sin discriminación; también garantiza que el Estado limitará las actividades militares en sus territorios.

En particular, Ecuador como un país multiétnico y pluricultural propicia que cada individuo de distintas culturas y pueblos a que entren en contacto a través de la comunicación a una práctica de convivencia entre culturas (intercultural), superando prejuicios, racismo, desigualdades, asimetría; generando puentes que garanticen la diversidad étnica,  no sólo para que “reconozcan como pueblos originarios” sino, para que la sociedad nacional e internacional participe activamente en espacios de convivencia entre pueblos multiétnicos.

Finalmente diremos que en el ejercicio de la interculturalidad, lo más importante es el trabajo colectivo de sus miembros, cada uno asume compromiso a construir una sociedad entre todos, reconociendo valores y fortalezas, derechos de cada pueblo, y forjando espacios comunes y diversos.

Fuente:
Josef Estermann (1956) es un filósofo y teólogo suizo - "Filosofìa Andina”
Dr. Enrique Ayala Mora; Interculturalidad en el Ecuador
MANUAL DE FORMACIÓN INTERCULTURAL DESDE LA COSMOVISIóN ANDINA; 
EDGAR LAUTARO VILLAVICENCIO GARATE.

 

Anuncios